Se trata de los trabajos de contención de olas en la Avenida Costanera, que tras conversaciones con personas ligadas a la defensa del medio ambiente, preocupadas por humedal El Culebrón, se decidió un receso momentáneo para verificar el impacto.

 

Fuente: Diario El Día

Distintas organizaciones que forman parte de la Alianza por la Biodiversidad, han puesto la voz de alerta por el posible daño ambiental que estaría afectando al humedal El Culebrón, producto de las obras que se realizan en la Avenida Costanera de Coquimbo, las que debieron ser detenidas por el MOP para evaluar la situación.

En el lugar se realizan obras de contención de olas -por parte del Ministerio de Obras Públicas, a través de la Dirección de Obras Portuarias- con el objeto de proteger el sector de marejadas y eventuales tsunamis.

El seremi del MOP, Pedro Rojas sostuvo que han tenido dos reuniones a través de Obras Portuarias, reconociendo que los trabajos están momentáneamente detenidos. “Nosotros tenemos mucha voluntad, compromiso y respeto con el ecosistema. Es un proyecto importante, se necesita la reposición de esta costanera y lo que estamos haciendo es efectivamente demostrar la voluntad y nuestro compromiso para entregar la mejor solución que podría llevarse en este sector, con el respeto a los humedales”, precisó. Desde el MOP se ha asegurado que el proyecto se postuló cumpliendo todas las normas y las autorizaciones pertinentes. La preocupación Miembros de Alianza por la Biodiversidad manifestaron su preocupación por el humedal El Culebrón que se encuentra precisamente en las cercanías del borde costero y han hecho saber sus aprehensiones.

Marcelo Olivares, integrante de una ONG que se denomina Red Aves, manifestó que el mencionado humedal “forma un todo” con la Playa Changa y que antes que se construyera la Avenida Costanera era un lugar abierto, donde interactuaban los dos espacios, pero desde que se construyó esa vía, ha quedado solamente el flujo a través del puente que se instaló, además de las aguas subterráneas. “Hay componentes ahí, que en la superficie están interrumpidos por la Costanera y ahora se ejecuta este proyecto de construcción de muro de contención de olas”, señala, mientras advierte que hay algunas inconsistencias por las cuales están buscando explicaciones, por lo que se han dado la tarea de precisar las características del proyecto y saber si ha cumplido con todas las exigencias, especialmente sobre impacto ambiental. En ese sentido les preocupa que se ha estado removiendo material de arena o dunas, pero según la percepción de Marcelo Olivares, “ha habido un inicio de obras bastante violento sobre la zona de playa. Incluso se iniciaron los trabajos sin que estuviera cerrada el área, delimitada, sin que hubiese los avisos correspondientes para la gente que circula por ahí, donde hay un tráfico permanente de vehículos”. Suma que todo lo anterior lo han advertido a los entes involucrados, partiendo por el municipio, medio ambiente, la Dirección de Obras Portuarias y MOP, que son los mandantes de los trabajos. Esto ha significado que “hemos consensuado detener la obra, por lo menos no avanzar respecto del punto hasta donde se realizaron trabajos, con impactos, yo diría, irreversibles”, agregó.

Explica que arenas que fueron removidas se las llevaron las marejadas del día 5 y 6 de noviembre. Por otro lado, al abrir una zanja se produjo un drenaje de la napa, aflorando las aguas del subsuelo, por lo que se procedió a cerrarla inmediatamente. Por otra parte, Elier Tabilo, quien también es parte de Alianza por la Biodiversidad, resalta que dicho humedal implica un punto muy valioso desde el punto de vista de la biodiversidad, ya que llegan aves migratorias y está ubicado en un sector especial de la bahía de Coquimbo. “Es un lugar valioso para las aves migratorias”, dice, reparando en que el proyecto que se ejecuta es muy invasivo.

 

  Cursos - Conferencias